¿Cómo se prepara Rusia para el mundial de fútbol?

Si bien en las grandes ciudades rusas hay una movida de fútbol bastante activa, el país en sí claramente no es futbolero. Es por eso que, faltando aproximadamente un mes para el comienzo del Mundial FIFA 2018, no se percibe en las calles un espíritu de ansiedad por este evento que, en muchas otras naciones, despierta locura y pasión. Gradualmente aparecen afiches, se decora parte del transporte público, se organizan pequeños eventos, y comienzan a aparecer las «Zonas para fanáticos» y los espacios temporales llamados «Parques de fútbol» («Парк Футбола») con actividades varias, invitados especiales, y muchos visitantes curiosos.

 

Moscú y San Petersburgo, siendo metrópolis enormes acostumbradas a un flujo considerable de turistas, están más preparadas para recibir a los cientos de miles de visitantes que se esperan, pero genera intriga cómo reaccionará el resto de las ciudades a la “invasión”, que incluye fanáticos no siempre dispuestos a comportarse bien. Claro que los dispositivos de seguridad van a estar a la altura de las circunstancias y, sin ninguna duda, recomendaría a cualquiera que tenga planes descontrolados que no intente concretarlos.

Mundial 2018 Argentina

Basándome en los comentarios de la gente, para muchísimos rusos las expectativas por el mundial pasan por poder obtener algún provecho económico, sabiendo que se llenará de extranjeros (probablemente como nunca antes en este país).
Hay una demanda importante de guías y traductores, así como también de hospedaje, a tal nivel que ha motivado a muchos a subir los precios de alquileres a valores irreales, especulando que algunos fanáticos los pagarán. Por dar un ejemplo, un conocido mío puso en alquiler su departamento a un precio por noche que equivale a dos meses de alquiler.

Tal como sucede en cualquier país-sede de un evento de tal envergadura, se invierte mucho dinero en infraestructura, lo que trae beneficios a la población local, ya que obras que avanzaban muy lentamente ya se están terminando. Zonas que no tenían ninguna particularidad de repente son renovadas y mejoradas. Eso mismo fue lo que pasó en la ciudad sureña Sochi hace cuatro años, cuando tuvieron lugar allí los Juegos Olímpicos de invierno, la ciudad se renovó y hoy es un destino turístico muy popular entre los rusos. La contracara es que ciertas construcciones podrían quedar prácticamente en desuso una vez terminado el evento.

Mundial 2018 Zabivaka

Dados los tiempos complicados en los que vive el mundo, estoy seguro de que Rusia querrá mostrar lo mejor de sí. Como amante de este país deseo que todo se desarrolle con normalidad y que tantos locales como visitantes queden satisfechos después de este pico de adrenalina deportiva global.